Cultura

ADNTV | Vida de mariachi; música en la sangre

Querétaro, Qro., 22 de noviembre de 2018.- “La música es un gusanito que ya traes dentro. A mí me gusta mi trabajo, lo que desempeño… te diviertes y sales a donde quieras”, relata Rubén Luna Peñaloza, músico desde los once años, quien frecuenta, con una agrupación de mariachi, la plaza de Santa Cecilia; el icónico lugar de Querétaro, que desde hace décadas, se caracteriza por reunir a los mariachis más populares.

Proveniente de una familia de músicos, Rubén creció con un padre, vocalista de una orquesta y su madre, cantante de música ranchera. Desde entonces, hasta sus 57 años de edad, se ha dedicado a la música y a diversos géneros, desde la ranchera, hasta la banda, o canciones románticas.

“Yo inicié desde muy pequeño. A los once años yo ya cantaba. Vengo de una familia de músicos… mi padre es de Puebla, mi madre de Apaseo El Alto y de los 10 hermanos que salimos, su servidor fue el único que salió músico”, dice.

La Plaza Santa Cecilia habitualmente se llena de músicos a partir de las seis de la tarde; y la tradición exige, que sea ahí donde se busque a una agrupación para amenizar las fiestas. Los músicos no descansan y Rubén, se mantiene con su grupo un domingo por la noche, en espera de una serenatas o tocar en alguna fiesta.

Y no pasa mucho tiempo para que sean requeridos. Ahí mismo, en la plaza, comienza la agrupación a tocar canciones rancheras románticas; es una serenata de un chico a su novia.

Las canciones más populares para el mariachi, según relata: Hermoso Cariño, Si nos dejan, Amorcito Corazón y también, algunas más recientes como Mátalas, de Alejandro Fernández o El Son de la Negra. Estas canciones, son algunas, de las más requeridas por los clientes.

Aunque Rubén ha tenido otros trabajos, además de la música, lo suyo -afirma- no es estar encerrado. Prefiere estar al aire libre y tocar con su agrupación. “La música nos alegra el corazón, nos hace olvidar aquellos problemas que tenemos… se te olvidan un poquito los problemas. Eso es lo bonito de la música (…) Estuve en otras
empresas, en una fábrica del estado, pero francamente no era lo mío estar encerrado”, sostiene.

Rubén trabaja y se espera algunas noches hasta después de la medianoche para tocar en las fiestas y serenatas que pide la gente. Lleva más de 20 años tocando con su actual conjunto, desde que la plaza conocida también como del Mariachi, se ubicaba en la Plaza de Los Platitos, ubicada en el primer cuadro del Centro Histórico.

“A mí me gusta mi trabajo, lo que desempeño me agrada, me gusta y otra que te diviertes, sales a donde quieras a pueblos, delegaciones, municipios, fiestas, XV años, cumpleaños hasta lo más doloroso, ir al panteón… en todo tipo de ocasión estamos a sus órdenes”, menciona.

“La mayor satisfacción que me deja a mí ser mariachi es que mientras le guste a la gente el trabajo que hacemos, es la mayor satisfacción para mí; porque así nos hacemos de clientes y cuando llegan nos buscan personalmente… mi satisfacción que tengo es que me buscan por el trabajo que hacemos y tocamos no nada más cumbias, rancheras, sones, de todo un poquito”, agrega.

Será este 22 de noviembre, cuando se celebra el Día del Músico en México, cuando Rubén con otra decena de músicos queretanos se reúnan para festejar a su patrona: Santa Cecilia.

Paulina Rosales/ADN Informativo