Opinión

¿Elba Esther tenía razón?