Opinión

¿Y la ciudad, apá?