Opinión

No necesito ser Sócrates