Opinión

El presidente que se creía oposición